El valor del Líder

Cada día nos cuesta más diferenciarnos de la competencia, estamos ante la dictadura de lo genérico.

Cualquier avance que realicemos en calidad, tecnología, o presentación es rápidamente copiado por nuestra competencia.

Entonces ¿cómo puede, nuestra empresa, diferenciarse de la competencia? ¿qué puedo hacer que sea único, irrepetible e inimitable?

En un entorno en el que distinguirnos es una ardua tarea ¿cuál es nuestra principal ventaja competitiva?

¡¡Nuestro Equipo!!

Tener un equipo de alto rendimiento, significa tener un equipo:

Motivado

Competente

Orientado al cliente

Que cumple objetivos

Un Equipo que hace único cada uno de los momentos de contacto del cliente con nuestra empresa (la venta, la entrega, la llamada telefónica, la reclamación, la postventa…)

Un Equipo líder depende de su actitud, su entusiasmo, su compromiso y su motivación, pero… ¿sabes qué?…

Todas esas capacidades no se detallan en el contrato de trabajo, por tanto, son voluntarias, y nos las dan si quieren.

Y para que nos las den ¡nos las tenemos que ganar!

Hay quien piensa que puede “comprar” el compromiso, con bonus, incentivos o subidas salariales, (que siempre son bienvenidas), sin embargo, pasado un tiempo el efecto motivador de estas acciones se agota, porque se convierte en un derecho adquirido:

¡ya era hora! ¡con los años que llevo aquí! ¡mucho ha tardado en darme lo que me merezco!

¿Sabes que, según las estadísticas, únicamente el 25% de los empleados está comprometido? ¿y que el 65% de los empleados no han recibido un reconocimiento positivo en el trabajo durante los dos últimos meses?

Llegados a este punto ¿qué hacemos? ¿hasta cuándo puede soportar la cuenta de resultados de nuestra empresa subidas salariales “motivadoras” sin hacer peligrar su solvencia y, consecuentemente, el futuro de todos los trabajadores que en ella se emplean?

Quizá tengamos que utilizar otros elementos que complementen el salario, beneficio y condiciones económicas para tener un equipo motivado y de alto rendimiento, utilizando herramientas y estilos de liderazgo que contribuyan a tener un equipo capacitado, competente e ilusionado, donde la pasión por la excelencia sea nuestra seña de identidad.

Si, pero…(los sempiternos “peros”) ¡Es más fácil decirlo que hacerlo!.

¿Quién ha aprendido liderazgo en la escuela o en la universidad?

Nos implantan conocimientos técnicos, matemáticos, lógicos, pero no nos entrenan en liderazgo.

¿Sabes que un 30% del rendimiento de una persona lo genera su clima emocional? ¿y que el 70% de ese clima depende del liderazgo que se ejerce sobre ella?

¿Cuántos estilos de liderazgo conoces? ¿y cuántos practicas? ¿tú también piensas que hay que tratar a todos los empleados por igual? ¿evitas el conflicto con la infortunada política de “café para todos”? ¿te funciona?

La buena noticia es que existen herramientas para mejorar tu liderazgo, y por ende los resultados de la empresa, influyendo en tu equipo, ayudándole a comprometerse y alcanzar resultados inimaginables.

¿Conoces y aplicas el liderazgo situacional? ¿sabes que cada persona tenemos diferentes modelos de comportamiento y, consecuentemente, un modo diferente de “filtrar” la información que recibimos?

¿Sabes que todos tenemos un “por qué”?, ¿y que esos motivadores condicionan qué hacemos y cómo lo hacemos, y gestionados adecuadamente contribuye a mejorar las conductas de nuestro equipo? ¿Qué saber el “por qué” nos ayuda a desarrollar planes de incentivos y retribución variable inteligente, mejorando los procesos de selección, reteniendo el talento y logrando el compromiso de nuestra gente?

Y no menos importante, ¿eres consciente de que tu inteligencia emocional y la de tus colaboradores se puede reconocer, comprender y aplicar de manera eficaz para obtener niveles más altos de colaboración y productividad?

Entrenar nuestro liderazgo, disponer de una metodología con instrumentos eficaces para su reconocimiento, aplicación y seguimiento nos permite alcanzar, entre otros, los siguientes resultados:

  • Aumento de la productividad.
  • Reducción del absentismo laboral.
  • Menor rotación de tu equipo.
  • Mejora de la autoestima de todos los empleados.
  • Reducción de la sensación de frustración.
  • Mayores ventas, mejor servicio al cliente y aumento de la tasa de retención y fidelización de clientes.

¡La clave para un liderazgo exitoso es la influencia y no la autoridad!  únicamente tienes que entrenar tu capacidad de influencia y utilizar las herramientas que te permiten alcanzar el Éxito.

¿Por dónde quieres empezar?

Comprométete desde hoy con el liderazgo.

Si vas a reinventar tu empresa para tener éxito, primero debes reinventarte a ti mismo.

¿Hablamos?
Envía ahora un mail a info@pedrovalladolid.com , y benefíciate  de una sesión gratuita de una hora de duración, valorada en 300,00 €, para explorar tu potencial comercial y de rentabilidad, descubrir áreas de mejora y diseñar un plan de acción que te permita batir récords de productividad y ventas mes a mes y año a año.
¡Tienes mucho que ganar! ¡Escribe YA para reservar!

«¡MEJORAMOS RESULTADOS DE VENTAS > SUPERAMOS LÍMITES DE PRODUCTIVIDAD!»

Solicita información

y consigue tus objetivos ¡ya!

""
1
Nombre
Teléfono
Empresa
Política de Privacidad: Responsable EXECUTIVE BUSINESS MENTORING S.L. Finalidad: Responder a tu consulta. Legitimación: Gracias a tu consentimiento. Alojamiento: Tus datos se encuentran alojados en la plataforma web y correo electrónico www.pedrovalladolid.com. Podrás ejercer tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en info@pedrovalladolid.com
Previous
Next
Menú